La importancia de la profesionalidad en la salud dental
23 mayo, 2016
Reunión de presentación del proyecto Merit: Madrid (5 de noviembre)
10 octubre, 2016

En todo diagnóstico y tratamiento, la precisión y el rigor son más importantes que la rapidez

En implantología dental y en otras áreas de cirugía oral y maxilofacial se ha extendido la creencia de que casi todos los tratamientos pueden realizarse de forma rápida e inmediata. Probablemente, en esta opinión ha influido el marketing del sector, además de claros avances en los sistemas de diagnóstico.

Por ejemplo, se comparten con asiduidad conceptos como implante inmediato (colocar el implante de forma simultánea a la extracción del diente), carga inmediata (instalar el diente al mismo tiempo que el implante), o cirugía guiada por ordenador (colocación del implante y el diente planificados con antelación con una férulas en cuyo diseño se utiliza software informático).

Se trata de técnicas y procedimientos que cada vez se utilizan en mayor medida en nuestro trabajo, pero que hay que manejar con prudencia si no queremos incurrir en complicaciones posteriores, que a su vez generarán costes añadidos y, sobre todo, consecuencias indeseadas para el paciente.

No hay que negar las ventajas de sistemas que permiten realizar un diseño digital de la sonrisa, la punta de la nariz o la forma de los labios en relación con los dientes, o que facilitan la identificación de las zonas de hueso más apropiadas para realizar los implantes. Sin embargo, no son imprescindibles a la hora de realizar un tratamiento correcto, ni siempre nos aseguran diagnosticar mejor por el mero hecho de ir más rápido.

La calidad del trabajo bien hecho, que incluye tanto la correcta elección de los materiales como la precisión en el diagnóstico, han de primar sobre otras consideraciones como el precio, la tecnología o la última novedad que han lanzado los laboratorios. Dicho de forma resumida, un correcto tratamiento de implantología dental depende de gestionar con excelencia varios aspectos:

  • Realizar un diagnóstico lo más preciso posible, para lo que nos ayudan sobre todo tecnologías como el escáner.
  • Poseer un conocimiento profundo de las propiedades y evolución de la encía y el hueso, de acuerdo con las circunstancias de cada paciente (su trayectoria en salud bucodental)
  • Analizar en cada caso los factores de riesgo para poder decidir con el mejor criterio posible.
  • Valorar con rigor las diferentes opciones de tratamiento y su posible evolución.
  • Servirse de técnicas sencillas y bien consolidadas para lograr la estética facial y dental deseada por el paciente.
  • Utilizar materiales de calidad.
  • Satisfacer las expectativas del paciente, al que se debe instruir de forma realista y ética sobre las posibilidades del tratamiento.

Esta es la filosofía que tratamos de aplicar día a día en el grupo Merit. Si quieres saber más acerca de nuestro trabajo, contacta con nosotros.