fbpx
caries
¿Pulpotomía, pulpectomía o endodoncia? La diferencia está en el diente
8 agosto, 2019
Implante
Tenemos la respuesta a tus dudas sobre implantes
26 agosto, 2019

Tipos de tratamientos de ortodoncia

ortodoncia

Hasta hace muy poco tiempo, la ortodoncia parecía que era cosa de niños y adolescentes. La causa era que su aplicación fundamental era corregir problemas en la morfología de la boca durante el crecimiento. Por tanto, era casi impensable el ver una persona adulta con aparato.

Hace ya varios años que, gracias a la concienciación de la importancia de una buena salud bucodental, la ortodoncia no tiene edad.

Aunque es un hecho que, gran parte los adultos que deciden ponerse ortodoncia lo hacen por razones estéticas, no debemos olvidar que la ortodoncia debe cumplir un triple objetivo que abarque estética, funcionalidad y salud.

¿Cuál es el objetivo principal de la ortodoncia?

Un tratamiento de ortodoncia persigue el buen alineamiento de los dientes y normalizar la posición y el tamaño del maxilar y la mandíbula. De este modo, mejora de forma sustancial actividades comunes como masticar, hablar, etc.

En función de la patología del paciente, se aplicará diferente tratamiento.

 

Tipos de ortodoncia

De manera general, podemos clasificar los tratamientos de ortodoncia en interceptivos y correctivos.

Los primeros, se aplican generalmente a los dientes temporales o durante la transición a los definitivos. El objetivo es tratar de evitar alteraciones mayores durante el crecimiento y corregir malos hábitos que pueden influír en el correcto crecimiento y desarrollo de los dientes.

El tratamiento correctivo se aplica cuando, o bien, no ha sido suficiente el interceptivo, o bien no se ha aplicado, y por tanto, no ha sido corregida la maloclusión. Este tipo de tratamiento se aplica en los dientes definitivos con resultados permanentes.

Mediante diversas técnicas en las que se utilizan dispositivos fijos, removibles y funcionales, se logra transformar la situación de la boca. En ocasiones, la ortodoncia se combina con la cirugía maxilofacial para corregir apartados que solo pueden abordarse mediante técnicas quirúrgicas.

La edad más recomendable es entre los 10 y 12 años, que es cuando ya se ha producido la oclusión de los dientes definitivos, a excepción de los molares del juicio. A pesar de ser lo más recomendable, estos tratamientos pueden aplicarse hasta la edad adulta, aunque los resultados varían.

 

Dispositivos fijos

Los aparatos fijos tienen capacidad para desplazar de forma individual a todas y cada una de las piezas dentarias en cualquier dirección del espacio, lo que no sucede con los demás aparatos. Es una técnica muy precisa, mediante la colocación de brakets en cada uno de los dientes, ajustando unos con otros mediante puentes, en función de las necesidades.

A pesar de ser el tratamiento más efectivo, su aplicación depende del diagnóstico.

 

Dispositivos removibles

Los dispositivos removibles, son aquellos que no están fijados, ya que el paciente puede quitárselo para la limpieza, pero que mientras están colocados, están fuertemente fijados, ejerciendo presión sobre los dientes. Existen modelos muy diferentes en función de la patología y necesidades del paciente.

 

Dispositivos funcionales

Los dispositivos funcionales, están indicados para la dentición temporal o mixta. El éxito de su uso, depende directamente de la colaboración del paciente (debe usarlo todo el tiempo que le indique el ortodoncista) además de un correcto diagnóstico.

Estos aparatos, por su simple presencia modifican el funcionalismo del sistema en el que se colocan, produciendo cambios estructurales.

 

Consulta con nuestros especialistas sin compromiso, y recibe un asesoramiento y diagnóstico personalizado. JUntos definiremos que opción es la que se adapta mejor a tus necesidades.